¿Por qué el ecoBranding puede ayudar a una organización a equilibrar su cuenta de resultados? Adoptar un enfoque ecológico en el proceso de branding de una marca, producto o servicio para salvaguardar el medioambiente es hacerlo también para reducir los costes empresariales y, cada vez de forma más irrebatible, para incrementar sus ventas.

En el caso de los bienes materiales, este hecho es aún más palpable. El ecoBranding ayuda a las empresas a minimizar sus gastos durante el proceso completo de producción de ese consumo (concepción, diseño, fabricación, almacenamiento, transporte, promoción en punto de venta, acciones de marketing, comunicación) y va más allá, minimiza los costes durante el ciclo de vida útil del mismo, es decir, hasta su total eliminación, lo cual redunda en un ahorro importante también para los consumidores y para las administraciones públicas.

Es lo que se denomina un enfoque cíclico y circular. Este precisa, claro está, una visión global e integral del recorrido que va a tener ese producto y concibe la fase de EcoDiseño como decisiva y la de aquella que versa sobre la proyección del packaging o diseño de envases como determinante.

Índice de contenidos

  1. Envases pensados para ahorrar: EcoDiseño.
  2. La función del EcoBranding en la optimización de la logística.
  3. Cuando la sostenibilidad es sinónimo de calidad.




1. Envases pensados para ahorrar: EcoDiseño

Ideados para respetar la naturaleza, diseñados para reducir los costes: los económicos y los sociales. Así deben ser los envases o packaging del presente más inmediato, porque la lucha por preservar el mundo tal y como lo conocemos ya ha comenzado, y porque seguramente no habrá empresa que, en el momento actual, no quiera reducir sus costes sin renunciar a la calidad o a una mayor cuota de mercado.

En este sentido, el EcoDiseño tiene mucho que aportar. Se trata de una de las fases más importantes dentro de la estrategia global que representa el ecoBranding y está llamada a plantear las bases sobre las que se sustentará todo el proceso posterior de almacenaje, transporte, futuros usos de ese packaging una vez hayamos consumido el producto y forma de eliminarlo, reciclarlo o reusarlo para otros fines.

Y en toda esta cadena, el EcoDiseño ha de priorizar la sustentabilidad y la reducción de costes a través de un criterio de eficiencia, es decir, del ahorro de materiales implicados en la elaboración del propio envase, en la selección de materias primas sostenibles o 100 % recicladas, en el empleo de tintas de baja migración o vegetales, y en la creación de un packaging totalmente reciclable y que contribuya a que ese proceso de reaprovechamiento sea lo menos costoso posible.

No solo eso, ese envase ha de velar por una reducción drástica en los tiempos de producción y montaje del propio packaging, minimizando así los costes de fabricación y el impacto medioambiental de dicha actividad. Por otra parte, debe facilitar el envasado en fábrica del producto que va a contener.

Como hemos comentado, se trata de buscar la optimización en toda la cadena de valor de ese envase y que esta trascienda al bien que va a proteger y a todas las acciones derivadas de su venta, consumo y posterior eliminación.




2. La función del ecoBranding en la optimización de la logística

El EcoBranding también tiene mucho que aportar a la fase de almacenamiento y logística, pues contribuye a la reducción del coste de provisión y a la optimización del servicio de transporte.

Si somos capaces de ajustar el envase a los estándares internacionales de distribución lograremos un ahorro sin precedentes en gastos de almacenamiento de mercancías en instalaciones propias y terceras, en material de embalaje y traslado, en vehículos de distribución, en combustible… No solo eso, estaremos facilitando el ahorro en el punto de venta con lineales más pequeños y la comodidad en el hogar con espacios para el almacenaje y la recogida selecta de residuos más ajustados.

Para ello, es necesaria una óptima relación entre el volumen del envase y su contenido, así como un estudio de la logística y almacenado del producto.

Se trata, en definitiva, de conseguir guardar y trasladar más unidades correctamente envasadas en el menor espacio posible.




3. Cuando la sostenibilidad es sinónimo de calidad

A diferencia de lo que muchas personas aún creen, el ecoBranding no significa reducir la belleza, capacidad, funcionalidad o atractivo de un envase, sino todo lo contrario.

Gracias a esta forma de repensar y diseñar el packaging de un producto, mejoramos las prestaciones y estética del mismo incrementado su valor a través de un plus basado en la sostenibilidad y el ahorro. Se trata, tan solo, de conocer los materiales que debemos emplear y cómo hacerlo a través de procedimientos innovadores y eficientes. Porque ecoBranding es sinónimo de calidad.

Mejorar las cualidades del envase con el fin de preservar mejor aún el contenido, garantizar la salud del consumidor a través de materiales seguros, redefinir las medidas, aumentar su utilidad, incrementar la visibilidad de la marca… Todo ello supone mejorar el envase en nombre de la sostenibilidad, el compromiso social y el ahorro económico.

En un mundo en el que el comercio online y la paquetería están experimentando un impulso jamás antes visto, tener en cuenta la perspectiva del ecoBranding es la respuesta a los desafíos presentes y futuros de cualquier empresa.