Como todos sabemos, viajar abre tu mente y esta vez ha tocado Amsterdam. Una ciudad impregnada de diseño en todas sus calles y edificios. Partiendo de la simbología de sus tres “X”, pasando por la identificación de los oficios en las casas, hasta llegar a cómo el diseño ha ayudado históricamente a sus habitantes a adaptarse a las circunstancias y al terreno.

viajar

Fortaleza, firmeza y solidaridad

Todos conocemos los tópicos, el barrio rojo, las bicicletas y los coffeshop, son sólo caras conocidas. A medida que paseas tes vas dando cuenta de cómo valoran la importancia del diseño. Vas encontrado rincones como la cervecería Prael, la plaza Spiu, el Jordaan en el que se entremezclan tradición y modernidad de una manera natural. Además se ve que ha sido así siempre.

bicicleta

La adaptación al medio conquistando terreno al mar o la “emigración” fuera de la ciudad de las personas mayores deja paso a una población joven ávida de experiencias y retos. Museos atractivos para nuevos públicos como el Moco en el que Banksy, impensable hace años, atrae a turistas de todo el mundo.

tradición y modernidad

Tradición y modernidad

Se pueden encontrar espacios donde un antiguo mercado puede reconvertirse en un restaurante como La Plaza o donde la pastelería Van Stapele Koekmakerij, sitúada frente a un bar de 1760 lleno de hipsters, se convierte en lugar de peregrinaje de miles de locales y turistas desde 1922.

diseño práctico

También me ha llamado mucho la atención la “simplicidad” y contundencia de la rotulación de las tiendas en las que una tipografía bien seleccionada es suficiente atractivo.  Cómo no, diseño gráfico holandés práctico y bien calculado como vehículo de información y contexto.

Como el propio título indica, viajar abre tu mente.

Guardar