Cualquier proceso de diseño conlleva una serie de toma de decisiones que son clave para obtener un buen resultado. Hoy voy a explicar la importancia de una tipografía adecuada y cómo trabajamos en Ideolab la fase de selección.

Todos tenemos en mente tipografías más o menos conocidas utilizadas inadecuadamente. ¿Quién no se acuerda de aquella sentencia judicial escrita en Comic Sans? No se trata de odiar o amar un tipo de letra, sino de valorar la incorrecta selección tipográfica que se ha hecho. En el caso concreto de Comic Sans, su diseñador, Vincent Connare, la creó para textos infantiles en los que la redondez facilitara la legibilidad y los textos respirasen un aire inocente, cándido. Si la utilizamos de manera poco acertada lanza mensajes opuestos, simplemente es eso. De ahí la importancia que de lo que estamos hablando.

 

tipografia

 

Cómo seleccionar una tipografía

El primer punto que debemos tener en cuenta a la hora de decidir por qué tipo de letra nos vamos a decidir para la marca en la que estamos trabajando es su estrategia y los valores que representa. Es decir, qué queremos conseguir y cuál creemos que es el camino.

Una vez que tenemos claros estos conceptos empezamos a valorar si necesitamos una tipografía con serifas o no, el peso más adecuado, las formas, espacios, etc. para pasar a realizar una selección de tres o cuatro familias que creamos cumplen con lo anterior. A partir de ahí investigamos sobre ellas, los valores con los que fueron creadas, quién es el tipógrafo o fundición que la creó y sobre todo para qué fue creada.

Por ejemplo, nos podemos encontrar con una tipografía como la Miller de Matthew Carter (Font Bureau), que tiene versión Display y Text. La primera fue creada para titulares y aunque, aparentemente es igual, se comporta mejor en textos cortos.

Este proceso, tantas veces menospreciado, puede durar días o incluso semanas de trabajo porque todo el diseño posterior se verá condicionado por esa decisión. Incluso la credibilidad de la marca que estamos creando y la de nuestro cliente se verán afectadas. Si lo hacemos bien, en la mayor parte de los casos nuestro trabajo pasará desapercibido y si lo hacemos mal en lugar de solucionar un problema a través del diseño, lo habremos creado.

Existen multitud de herramientas, páginas web, etc., que nos ayudan en la toma de decisiones y que nos permiten trabajar más allá de la colección tipográfica incluida en el sistema operativo de nuestro ordenador. Os propongo algunas que os pueden ayudar:

helvetica fontbook

Conclusión

Hoy en día podemos acceder a cualquier tipo de letra por precios más que razonables. Sin embargo, también podemos lanzarnos a la aventura de crear o que nos creen la nuestra.

Aquí os dejo algunos enlaces de tipógrafos y fundiciones de referencia útiles.

 

Lo dicho, más vale pararse a pensar sobre lo que pretendemos conseguir con nuestro diseño que lamentarlo después. Salud y tipografía.

 

 

Enlaces de interés:

Diez razones para odiar la Comic Sans (al hilo del bosón de Higgs)

Documental Helvetica

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar