Encontrar un estudio que se adapte a tus necesidades y que se involucre de manera proactiva en tu proyecto no es tarea fácil.  En este post queremos explicarte los aspectos a tener en cuenta para elegir el estudio de diseño adecuado en relación a tu área de negocio y así evitarte dolores de cabeza. Nuestro objetivo es hacerte comprender que el gasto en diseño es una inversión (si eliges adecuadamente); el branding es la personalidad de la marca y tu marca deberá hablar por sí sola sin que estés tú delante.

 

A la hora de decidirnos trabajar con un estudio u otro, es importante conocer el equipo que lo forma. Un equipo amplio, variado pero compacto es la mejor opción. Intentaremos buscar un estudio que cuente con un equipo formado por creativxs y especialistas en diseño gráfico, maquetación, desarrollo web, programación y estrategia digital; en definitiva, un equipo que sea capaz de crear buenas ideas y de desarrollar proyectos conjuntamente.

 

Por un lado, esto te permitirá ahorrar tiempo en tener que buscar y coordinar diferentes proveedores y, por otro lado, tu proyecto contará con una gran variedad de posibilidades en función a tus necesidades. Es decir, elegiremos un estudio que sea capaz de desarrollar desde la estrategia de marca a la puesta en marcha de tu proyecto en el mercado, y capaz de alinear todas las acciones necesarias para la consecución del objetivo.

 

 

Ahora te estarás preguntando qué necesitas valorar de un estudio, aparte de su equipo, para saber si es el que buscas. Te traemos algunas pautas para ayudarte en este proceso:

 

  • Mira su porfolio. Conocer los proyectos realizados por un estudio nos puede ayudar a hacernos una idea de lo que puedes alcanzar con tu marca. Si su trabajo te encaja, déjate asesorar ya que su criterio va más allá de los gustos personales.
  • Conoce su experiencia. El nivel de profesionalidad de una empresa es clave. Navega por su web, infórmate de los trabajos realizados no solo en la actualidad, sino también en el pasado. Recuerda que vas a contratar un servicio por su saber hacer y su experiencia.
  • Conoce al equipo. No sólo  busques gente profesional, cuando estas apostando por un proyecto personal es importante sentir conexión con las personas que van a ayudarte a conseguir tus objetivos. Una buena relación cliente-estudio es garantía de éxito.
  • Atención personalizada. Tu proyecto es lo más importante para ti y has de hacerlo saber, por eso asegúrate de ser escuchado y comprendido por las personas que van a embarcarse contigo en este proceso. Encuentra un estudio que se emocione con tu proyecto, que lo viva y esté dispuesto a dedicarle el tiempo necesario y cuidarlo como si fuese suyo. Entender e interiorizar tu proyecto hará que los profesionales sean capaces de proponerte la opción que mejor se ajusta a tus necesidades, por lo que una comunicación fluida será clave.

 

Cada trabajo debe adquirir identidad propia, estudiada y coherente, así que tómate tu tiempo en buscar un estudio de diseño que te convenza de verdad y no dudes en tener una primera reunión antes de decidirte.

¿Hablamos?