Esos chavales que se alejan, satisfechos y crecidos, después de hacer la pintada más sucia e irreverente que se les ha podido ocurrir en sus cabezas, todavía limpias e inocentes. Una única palabra: “Porno”.
Cómplices de una fechoría que pierde fuerza en el significado y no en la caligrafía, ni por supuesto, en la ilustración que la acompaña. Bien podría representar lo que sus mentes imaginan, pero no conocen su alcance, aunque sí la forma y el medio, teniendo en cuenta que la han pintado en su propio colegio. Son alumnos de primaria. “Somos chungooooossss” piensan para sí mismos.

Siempre me han fascinado las pintadas en las calles, su lenguaje, su forma, su color, las conversaciones surgidas en torno a ellas… Desde auténticas obras de arte que invitan a la reflexión hasta pintadas sucias e ilegibles, con faltas de ortografía y con mensajes amenazantes.

Empiezo este recorrido por los Vítores Salmantinos que los universitarios pintaban cuando alcanzaban el grado de doctor para dejar constancia de sus méritos y, cómo han influenciado a la estética de la propia ciudad de Salamanca. Me siento en el suelo de la plaza, vigilado por la calavera, y pienso en cómo los pintaban, en las normas que debían seguir, en qué pensaría la gente “¡Vaya guarrada de letras ininteligibles hechas con sangre de toro… qué marranada!”.

 

Vítores Salmantinos

 

En la actualidad, se representan de igual forma las placas de los médicos, de varias conmemoraciones, de visitas ilustres…

Y cómo no, quiero hablaros de Acción Poética, un movimiento que actúa en México desde 1996 y que se ha extendido a otros países. Artistas anónimos escriben micropoesía bajo unas normas: las frases no deben sobrepasar las 8 palabras, deben estar escritas en mayúsculas, en color negro y en paredes blancas cedidas para ello. Su sencillez y su optimismo las convierten en magníficas pintadas que invitan a la lectura y a pensar en nuestro día a día.

Salvando muchísimo las distancias tipográficas y caligráficas, me llama la atención el lenguaje furtivo de quien decide pintar en la calle una amenaza o advertencia y la forma de trabajar sus letras… ¡Qué poder tan grande tiene que sentir! “¡Ale, sin complejos! ¡Que tengo faltas de ortografía, qué más da! ¡Que apenas soy capaz de coger un bolígrafo, pues un bote de spray ya ni te cuento…! ¡Pa que vean quien manda aquí! ¡Que tiemblen!”

 

Pintadas

 

Las pintadas son un retrato de nuestro propio entorno, y es interesante cuando las comparamos con otros países. En Francia, les tags, en pleno centro de París, animan a hacer el amor en lugar de ir de tiendas. Y en Lisboa, que de tanta Pura poesía alguien termina respondiendo, al autor del graffiti, que se lance a escribir. No hay violencia tipográfica ni de otro tipo, simplemente mensajes acompañados de “tipografía” que ayuda a contextualizarlo.

 

Faites l'amour

Poesía portuguesa y caligrafía

 

Me gustan todas las pintadas, las más feas y las más bellas. Sabemos que las palabras escritas de una manera determinada ayudan a entender el mensaje, aunque a veces el resultado quede lejos de la pretensión del/a autor/a.

 

Acción Poética Caligrafía

 

Ahora que la caligrafía está tan de moda, comparto aquí algunas de las imágenes que he capturado en los últimos años y que me han servido, en algún caso, para ilustrar mis charlas sobre diseño, tipografía y lo que pensamos de este maravilloso oficio del diseñador gráfico.

Disfrutemos de las calles, de sus tipografías y de todo lo que nos inspira. Lejos, muy lejos de nuestros preciados ordenadores con manzanitas mordidas.

Os dejo un enlace a las mejores frases de Acción Poética.